Mi mejor amiga cumple 127 años

La secuoya de WOU

La secuoya de WOU

Veinte años atrás, conocí a quien iba a ser una de mis mejores amigas en Western Oregon University, la universidad donde trabajo.

Era una sequoia. Fue plantada en 1887 por la promoción de ese año, y es una baby-sequoia si pensamos que esta especie puede llegar con facilidad a los 2 mil o 3 mil años.

Su edad y su altura me desconcertaron. Estaba a punto de alcanzar los cien metros, vale decir que era como una calle caminando hacia el cielo. Se me ocurrió que tan sólo hechos misteriosos me iban a ocurrir cuando pasara frente a ella, y así fue.

El primero de noviembre de 1997, había comprado yo un teléfono celular. Reacio a lo moderno, por fin me había decidido. Sin embargo, a nadie se le había ocurrido llamarme en las dos semanas transcurridas desde que los había sacado de la tienda.

El mismo día 13 en que iba a celebrar mi onomástico, pasé bajo la inmensa sequoia, pero no sentí la alegría centenaria que solía bajar de ella. Tal vez el otoño la había oscurecido y silenciado.

En ese momento, comenzó a sonar el timbre del celular. Me llamaban desde el Perú para anunciarme la segunda noticia más triste de mi vida. Mi madre había fallecido. Había ido a acompañar a mi padre quien nos dejó cuando yo tenía 19 años.

Al principio, quise pensar que se trataba de un árbol nefasto. Después, se me ocurrió que siempre se encarga dar las malas noticias a los parientes viejos y a los más amados, y eso ha sido la sequoia para mí durante estas dos décadas.

Alrededor de mi amiga, crecen jóvenes y robustos arces. Durante el otoño, cambian de color de un día para otro. Parecen estar observándonos y copiando nuestras vidas. Pasan del azul al amarillo, y de allí al plateado, al dorado y al púrpura. Reflejan cada día los diferentes matices de la aventura humana.

La sequoia no cambia. En plena mitad del campus, es una expresión de sabiduría y eternidad. Su presencia silenciosa nos revela que la modestia es la mejor expresión de una radiante vida interna.

Sus ramas nos enseñan, a profesores y alumnos, que nosotros debemos ser los que cambiemos si queremos ver un cambio en el mundo.

Tempestades, exasperantes inviernos y algunos calores infernales han rodeado al gran árbol que siempre permanece inmutable. Su enseñanza, en este caso nos dice que el odio, el abuso y la perversidad terminan por desaparecer de la historia. Acaban por devenir irrelevantes mientras que la sabiduría del silencio del ser viven para siempre.

Veinte veces he visto a los obreros que emplean gigantescas grúas para vestir de luces al sequoia de Western Oregon University, el más alto árbol de Navidad en las universidades de los Estados Unidos. La celebración repetida cada año del nacimiento me inspira una eterna confianza en la racionalidad de los milagros y en la esperanza de la especie humana.

A veces, como en mi universidad, un árbol encarna el alma de una gran comunidad humana. Un joven agonizante en las playas de Normandía le confió a un compañero de armas que estaba viendo y que vería la sequoia en el momento en que daba su vida por la libertad del mundo.

A mi me ocurre algo diferente aunque parecido. Sueño muchas veces que paso bajo el gran árbol, y que suena otra vez el timbre de mi celular. Es mi madre quien me llama para decirme que le entusiasman estos inventos modernos y estos árboles viejos porque nos permiten comunicarnos y vernos, y saber que somos más eternos en lo que pensamos.

El derecho de los hombres y el de las bestias

¿El Congreso de la República ha decidido hacer perpetua la fiesta de las brujas, el Halloween?

No, no se trata de eso, sino de algo peor. La elección y posterior derrumbe de la señora Marta Chávez en la Comisión de Derechos Humanos es prueba desdichada de que el cardenal Cipriani no está tan equivocado cuando proclama que los derechos humanos en el Perú son una cojudez.

Aunque la ignorancia y la barbarie intenten menospreciarlos, los derechos humanos no son de izquierda ni de derecha ni han sido inventados ayer. Son una manera de vivir en libertad y sin miedo, con dignidad y con futuro, que el mundo civilizado reconoce a todos los ciudadanos.

Los derechos humanos no han sido inventados por la Comisión de la Verdad del Perú. Pertenecen a todos los países, tienen una historia milenaria y se han inspirado en las lecciones de amor y de justicia del cristianismo y de las diversas religiones.

La doctrina de los derechos humanos se extiende más allá del Derecho y conforma una base ética y moral que debe fundamentar la regulación del orden geopolítico contemporáneo. Una nación que no los reconoce, o que los soslaya, o que dice que no son “ vinculantes” se convierte en una nación paria, una nación desprestigiada a la que no se tomará muy en cuenta en los tribunales internacionales.

En el Perú, los derechos humanos provienen de su propia historia, desde las coloniales “Leyes de Indias” que intentaron aplacar la explotación indígena, pero al mismo tiempo son obligaciones que corresponden a su adhesión a los tratados internacionales.

La desgraciada guerra interna que vivió el país fue muestra de una brutalidad sin límites. Si el terrorismo de los grupos alzados en armas es condenable, también lo es que el Estado asuma el genocidio, la tortura, las desapariciones y la negación de la justicia como su única manera de ganar esa guerra. Eso se llama también terrorismo.

Está probado que aparte de eliminar a los subversivos, las fuerzas armadas-bajo las órdenes y estrategia del gobierno fujimorista-practicaron una guerra sucia caracterizada por la más perversa violencia. Miles de personas y comunidades indígenas que no tenían nada que ver con los sublevados fueron aplastadas. Desde el punto de vista ético, las acciones del estado son tan inaceptables como propiciar la muerte intencional de inocentes para amedrentar a los culpables reales o probables.

La señora Chávez como una buena fracción de la población peruana exculpa de esos crímenes al terrorista Fujimori, o se los justifica. Decir que Fujimori es defendible porque destruyó el terrorismo significa olvidar que el mismo era un terrorista. Significa también justificar a Hitler quien proclamaba la destrucción de los supuestos terroristas judíos.

El hecho de que exista un partido que asume esas premisas-las del terrorismo de estado- es otra de las contradicciones de la democracia peruana. Si se acepta al fujimorismo, ¿por qué no se acepta que los vencidos terroristas entren en la contienda política.

El preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos considera que “el desconocimiento y el menosprecio de aquellos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad; y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias.”
Así habló la humanidad. Así proclamó su fe en el amor y la justicia. Quien ahora haga circo en el Congreso o se desentienda de preservar esos derechos tan sólo proclamará ante el mundo su desprecio de la condición humana y su adhesión al derecho de las bestias.

Amenaza infernal contra los inmigrantes

Detención de inmigrantes indocumentados

Detención de inmigrantes indocumentados

Durante octubre, la facción republicana de la Cámara de Representantes paralizó el estado norteamericano durante dos semanas.

Si aquello hubiera durado un día más, la economía del mundo habría sufrido un cataclismo. La crisis había vuelto a los niveles en que se inició y no habría habido manera de frenarla.

Una nueva medida aprobada por el Comité Judicial de la Cámara de Representantes- que dominan los extremistas republicanos del Tea Party- podría convertir la vida en un infierno para los millones de inmigrantes indocumentados que viven en ese país.

Se trata de la llamada Acta SAFE. Si pasa del Comité al pleno de la Cámara y es aprobada-lo cual puede ocurrir en estos días-transformará al indocumentado en un criminal. Ya no se tratará de una simple violación de la ley, sino de un crimen cuyo castigo será meses o años en una prisión norteamericana.

La medida significa una seria amenaza contra los derechos de toda la comunidad inmigrante y una cuantiosa exacción a los contribuyentes de este país con cuyos impuestos se debe pagar a las empresas privadas que alquilan inmensos hoteles infernales para servir de prisiones.

SAFE autoriza reforzar la ley de inmigración y permitir la detención indefinida al mismo tiempo que criminalizar el simple acto de asociarse con alguien que es indocumentado. De esa forma, también serían considerados como criminales los médicos que ofrecen servicios gratuitos a los inmigrantes, los maestros que les enseñan inglés, las parroquias que los ayudan o los sacerdotes que les ofrecen la comunión y algunas esperanzas.

Al autorizar a la policía local para efectuar detenciones en masa, no tan sólo serán perseguidos o apresados quienes no tienen documentos sino también aquellos cuyo perfil racial los hace sospechosos.

El estado de Arizona tiene una ley similar. Ahora se trata de arizonificar todo el país.

Mientras duró la paralización del estado, los republicanos habían secuestrado el presupuesto y alegaban que lo hacían para impedir la puesta en acción de la ley que ofrece servicios de salud para todos.

Resulta increíble que en el país más poderoso del planeta, millones de habitantes no tengan acceso a esos servicios y que la mayor parte de ellos se muera por no tener dinero para atenderse.

Sin embargo, los republicanos califican cualquier seguro de salud procedente del estado como una medida socialista. Cuando se les informa que medidas similares o mayores existe en España, Inglaterra, Francia, en toda la Europa, señalan que esos países también han sido contaminados por el socialismo. A lo mejor, lo creen.

Sí; creo que lo creen porque-cada vez que hablan- sus líderes muestran una clamorosa ignorancia. Para Sara Palin, por ejemplo, “Corea del Norte en la que está al sur, y ellos son nuestros aliados, ¿no?”. Para él “latino” Marco Rubio, futuro candidato a la presidencia, “Estamos en el año 2012. Por lo tanto, el universo tiene 2012 años de existencia.”

Lo mejor es pensar que lo hacen por ignorancia. Hay, sin embargo, un inmenso negocio cocinándose detrás del Acta SAFE. Las empresas privadas carcelarias como el grupo GEO se están expandiendo por el país, son un Guantánamo dentro del mapa, proveen condiciones brutales de vida y son las preferidas para encarcelar inmigrantes. Si el acta es aprobada, ganarán billones.

Las encuestas muestran que una gran mayoría de los ciudadanos están a favor de una reforma migratoria que permita un mejor camino hacia la ciudadanía. Los republicanos del Tea Party- con su racismo y su desdén por la salud del prójimo -se esmeran en mostrar que al final del camino, la diferencia entre s capitalismo y socialismo es solamente la que separa al egoísmo de la solidaridad en la comunidad humana.